Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Noticias

El Profesor Andrés Valencia asiste a la Asamblea ecuménica de Busan.

19 de Noviembre de 2013  El Profesor Andrés Valencia asiste a la Asamblea

“Dios de la Vida condúcenos a la Justicia y la Paz” era el lema de la X Asamblea del Consejo Mundial de las Iglesias en Busan, Corea del Sur. Un país en constante tensión por mantener la Paz y la armonía entre sus habitantes. Un país partido por el dolor y la distancia de una frontera que divide familias y nación. Allí hemos encontrado una fe cristiana “in crecendo”, se habla de casi un 25% de cristianos de diversas confesiones: católicos romanos, protestantes y ortodoxos. Un total de casi 3000 asistentes entre delegados de las iglesias, invitados, observadores y prensa. Diez días de experiencia y vivencia de la acción de Espíritu Santo y la constante revelación de Dios en medio de este mundo.
Podríamos señalar que hubo dos documentos importantes presentes en toda la reflexión: 1. La Iglesia: hacia una visión común (texto original en inglés: The Church, Towards a Common Visión) y 2. Juntos por la Vida: Misión y Evangelización en contextos cambiantes. Al primero de ello, se nos pide que lo reflexionemos, estudiemos y compartamos en todas las Iglesias y a todos los niveles, se quiere dar la importancia y el valor del ya conocido documento BEM.

En estos días de asamblea también se discutieron cuestiones administrativas del Consejo y en Asambleas de Delegados una serie de Declaraciones que como Iglesias cristianas quieren responder a las diversas realidades que afectan a la Justicia. Entre estas declaraciones: Sobre la Llamada a la Unidad; sobre la Politización de la Religión y los derechos de las minorías religiosas; sobre el camino de la Paz; sobre la situación en la republica democrática del Congo; sobre la Paz y la reunificación de la península de Corea; sobre la crítica situación de Abyei en Sudan; sobre los Pueblos Indígenas; sobre la justicia climática; sobre el centenario del genocidio Armenio; sobre una resolución a las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y el levantamiento del bloqueo económico; sobre la presencia de los cristianos en el Medio Oriente; sobre derechos humanos y apatriados. Salimos de Corea cargados de fuerzas y emociones que nos hacen pensar y experimentar que el camino ecuménico no está dormido ni pasando por momentos de otoño; salimos desde allí con grandes desafíos para nuestras iglesias, caminos juntos como cristianos y queremos dar testimonio de unidad. Un camino de justicia que nos hace vivir la fe. Dios de la Vida, condúcenos a la justicia y la Paz.
 

=======