Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Noticias

Los dominicos toman la palabra en el aniversario de la fundación de la Universidad de La Habana

11 de Enero de 2021 Dominicos en la universidad de la Habana

Cada año académico la Universidad se inicia con uno de los actos más significativos de la intelectualidad y las ciencias de Cuba. Se trata del aniversario de fundación de la Universidad de La Habana, la primera de Cuba y una de las más antiguas del continente, y que este año arriba a su 293 aniversario.

La ceremonia, que tradicionalmente acoge el Aula Magna del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, en clara alusión histórica a los antecedentes fundacionales de la institución, fue celebrado este año en la Colina Universitaria.

Presidieron la ceremonia el Doctor Juan Ramón Saborido Loidi, Ministro de Educación Superior; la Doctora Miriam Nicado García, Miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista del Cuba, del Consejo de Estado y Rectora de la Universidad de La Habana; y miembros del Sindicato de la Educación, la Ciencia y el Deporte, el Partido y la FEU de la UH.

En esta ocasión especial asistieron los dominicos Fray Celio García, Prior de la Orden de Santo Domingo en Cuba, y Fray Manuel Uña, encargado del discurso principal del acto; el Dr. Félix Julio Alfonso López, Historiador Adjunto de la OHCH y Coordinador Asistente del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana; Perla Rosales, Directora Adjunta de la OHCH y Magda Resik Aguirre, Directora de Comunicación; el intelectual y antropólogo cubano Miguel Barnet; funcionarios del Gobierno, el Partido en la provincia y estudiantes universitarios.

Discurso de fray Manuel Uña en la universidad de la Habana.jpgFray Manuel Uña en su disertación

Tres toques de campana marcaron el inicio de la jornada. La histórica campana del convento San Juan de Letrán, simbólico recordatorio de aquel 5 de enero de 1728 cuando se fundaba la Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo de la Villa de San Cristóbal de La Habana.

“Hoy nos encontramos en un lugar que es puente entre historias: la de unos hombres que se empeñaron en hacer de la Universidad el espacio para buscar la verdad, y la de otros, continuadores de ese legado, y movidos igualmente por el deseo de seguir formando buenas personas (…) No solo debemos agradecer lo que ya fue sino también comprometernos con lo que será”, expresó Fray Manuel Uña en su disertación.

“Año tras año, cada 5 de enero, ustedes han visto cómo en la primera fila del aula del Colegio Universitario San Gerónimo se sientan unos frailes con sus hábitos blancos y negros. Es posible que alguno se haya preguntado: ¿estos quiénes son y por qué están aquí? Esos que Vds. ven cada año somos los hijos de Santo Domingo, los frailes dominicos, cuya presencia ha tenido una dimensión fundadora en nuestra tierra cubana. La historia de los dominicos en Cuba nos dice que nos hemos hecho empáticos con todos aquellos que han estimulado el crecimiento humano, espiritual e intelectual, al tiempo que sentimos como parte de nuestra vocación el entretejer nuestros quehaceres”, explicaba en un discurso marcado por la exploración histórica y el justo reconocimiento de los iniciadores de los estudios universitarios en Cuba, hombres de letras y dimensión humanista.

La presencia de los frailes dominicos ha tenido una dimensión fundadora en nuestra tierra cubana

El Historiador de la Ciudad estuvo presente en la palabra viva y reflexiva de Fray Manuel Uña, desde el minuto primero de su alocución: “En la estela inderogable del amor, vencedor de la muerte, quisiera en primer lugar expresar mi póstumo reconocimiento al Sr. Historiador de la ciudad, Dr. Eusebio Leal, por la confianza depositada en mí meses atrás para que dictara esta conferencia. Su amistad, desde la primera hora de mi llegada a La Habana, me permitió acompañarle con transparencia, simpatía y hondo afecto hasta el final de su fecunda vida entre nosotros. También es digna de reconocimiento, su labor incansable para hacer de esta urbe un espacio humanizado y embellecido. Fue el hombre que no cejó en su propósito de enrumbar su quehacer anclado en la historia patria con espíritu deudor y agradecido, a los que aún contamos con aliento para dar continuidad a su ingente obra.”

Sobre la creación del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, citó al pensamiento de Leal Spengler en los propósitos del Colegio: “Hubo decisiones y más tarde la obra utópica de levantar un monumento que tiene además la altísima significación de recuperar como una gran reivindicación histórica, una historia que solamente podría contarse en una sala de conferencias, como un tema académico asume los símbolos fundamentales: torre, muro y pórtico. Sustituye al pórtico las hermosas figuras de santo Domingo de Guzmán, san Pedro Mártir y santo Tomás de Aquino; repone el escudo de los escudos de la orden y calatrava que está en la mano de la giraldilla. Y el mismo devuelve a lo alto de las torres la campana que una vez los dominicos del Vedado dieron a la universidad de La Habana como memoria de lo que se había perdido.”

“Por decisión del Ministerio de Educación Superior se creó el Colegio mayor San Gerónimo de La Habana en el mismo sitio donde existió la Universidad, para realizar estudios vinculados al Manejo y Gestión de Centros históricos”, continuó el Fray.

“El Colegio de San Gerónimo está enclavado en el origen mismo de nuestra Alma Mater, y por ese motivo siempre tendrá sus brazos abiertos para todos los que profesan la docencia y la investigación en cualquier lugar de la patria. Es tarea nuestra conquistar la gloria intelectual con el trabajo honesto de nuestra mente y corazón, al tiempo que honrar la memoria de los maestros y profesores como los que engalanan el Aula Magna: Varela, Luz y Caballero, Mendive, Saco, Varona y Martí. A eso estamos llamados también hoy, cuando se nos pide armonizar las distancias que reclama la pandemia con la memoria agradecida de quienes saben ser fieles a sus raíces.”

Texto completo de la participación

Este acto solemne se dedicó al Doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana, Profesor Emérito de la Casa de Altos Estudios y Maestro Mayor del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana. Su ausencia en el auditorio, cuando era tradicional verle, año tras año, presidiendo el acto junto a las autoridades de la Educación en Cuba, se sintió como el peso de las palabras que no se dicen.

Le representaron, sin embargo, amigos, familiares, colaboradores, y por supuesto, estudiantes y profesores de la sede universitaria del Centro Histórico, envueltos en sus características togas.

En entrevista exclusiva con la Rectora de la Casa de Altos Estudios, la Doctora Miriam Nicado García, destacó la labor del Doctor Eusebio Leal Spengler en la preservación del patrimonio universitario.

“Hoy recordamos mucho a Eusebio. En cada 5 de enero nos acompañaba y nos explicaba el papel de la Universidad en la sociedad, y muy especialmente nos aconsejaba cómo convertir y mantener siempre la Universidad como un espacio de conocimiento, sabiduría, formación y fidelidad. Lo extrañamos mucho. De seguro nos hubiera estado explicando cómo debe ser el futuro de la Universidad y hacia dónde debe ir como espacio de formación.

Para Nicado García esa universidad del futuro debe mantener el camino hacia la excelencia de sus procesos. “Una inserción en todos los acontecimientos de la vida del país y muy especialmente debe fortalecer y solidificar el nivel de formación de sus educandos en el contexto actual y la vinculación de los estudiantes en los procesos que tributen en el desarrollo del país.”

Fuente: Habana Radio

=======