Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Basílica de Ntra. Sra. de Candelaria (Tenerife)

Virgen de Candelaria tenerife

Unos cien años antes de que se produjera la conquista de Tenerife, a finales del siglo XIV, apareció en las costas del valle de Güímar una talla gótica de la Virgen de Candelaria, imagen a la que los guanches rindieron culto con el nombre de Chaxiraxi. Desde el año 1526 la imagen permaneció en el santuario que se construyó bajo las órdenes del segundo Adelantado, Pedro Fernández de Lugo. Esta primitiva imagen desapareció a causa de un aluvión en 1826, la talla actual es obra del tinerfeño Fernando Estévez, quien la realizó en 1827

La basílica es obra del arquitecto Enrique Marrero Regalado, edificada en 1959 gracias a la iniciativa del obispo de Tenerife, Domingo Pérez Cáceres, natural de Güímar. De estilo regionalista, se estructura en tres naves, con techumbre que imita el estilo mudéjar y una cúpula de 25 metros de altura coronando su crucero. Sobresale la torre central de 45 metros, que luce un balcón canario. La capilla mayor guarda la imagen de la Virgen de Candelaria proclamada en 1599 por el Papa Clemente VIII Patrona del archipiélago canario, título ratificado en 1867 por Pío IX.

El Papa Paulo III, en bula fechada en Roma el 11 de marzo de 1542 concede a los Dominicos, a perpetuidad, la imagen y el Santuario de Nuestra Señora de la Candelaria.

En 1596, el rey Felipe III se declaró protector y patrono de la Virgen de Candelaria, cargo que mantuvieron sus sucesores. El monarca, tras subir al trono, se declaró patrono del Convento Real de Nuestra Señora de la Candelaria, de ahí el rango de "Real" que lleva el santuario desde entonces.

A mediados del siglo XIX la Ley de Desamortización de Mendizábal, obligó a los religiosos a dejar los conventos, las iglesias y los bienes que poseían. Los bienes pasaron al Estado y los religiosos se tuvieron que trasladar a la Península Ibérica. Más tarde los dominicos pudieron volver, el 9 de julio de 1922, los padres Angel Peinador y Benjamín Gutiérrez tomaron posesión del santuario y de su convento.

El 24 de enero de 2011, el templo fue elevado a la dignidad de Basílica menor "de muy buen grado" por el Papa Benedicto XVI. La solemne consagración de dicho templo como basílica menor se produjo el 2 de febrero siguiente coincidiendo con la Festividad de la Virgen de Candelaria y siendo obispo de la Diócesis de Tenerife, Monseñor Bernardo Álvarez Afonso. Por lo tanto se convierte en el cuarto templo canario en recibir esta distinción y el primero de la Diócesis Nivariense.