Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Vocaciones

Vocaciones

La aventura de ser fraile dominico comienza con una llamada. En el origen de cada vida se esconde el sueño de Dios, único e irrepetible, de auténtica felicidad, que se desarrolla teniendo a Cristo como centro y al Reino como horizonte. Por eso, nuestro Dios también sueña con predicadores. Hombres y mujeres que, convencidos por la fuerza de la Palabra, se comprometan a vivirla en plenitud y a anunciarla con credibilidad y valentía en cualquier rincón del mundo. Gente que siga diciendo que Dios merece la pena y que su Evangelio puede abrir caminos nuevos de sentido y esperanza.

Si sientes que Dios te llama a construir su Reino junto a otros, en vidas y sueños compartidos, en una fraternidad de hermanos que se comprometen desde el amor, la libertad, y el anhelo de un mundo mejor.

Si tienes un espíritu crítico que te invita a conocer más sobre la realidad, a llegar hasta el fondo de las cosas, a estudiar el por qué y el cómo de lo que sucede para implicarte con mayor profundidad y desde lo hondo.

Si te apasiona escuchar la voz de Dios en el silencio, rastrearlo en su Palabra –fuente de vida-, alabarlo junto a otros, buscar sus huellas en cuento sucede y vivir conforme a su voluntad.

Si te ilusiona anunciar a otros la Buena Noticia de Jesús desde un amor infinito a la humanidad, el respeto y la compasión, la gracia y la misericordia, con tus obras y tus palabras.

Si te pasa algo de eso, entonces quizás tú puedas ser fraile dominico. Pregúntale a Dios si es lo que Él ha soñado para ti, como promesa de felicidad para tu vida, desde siempre y para siempre. Te ofrecemos un proceso de acompañamiento dividido en cinco etapas para ir madurando y aclarando tu vocación dominicana:

  1. Tiempo previo de conocimiento mutuo. Viviendo en una comunidad durante un curso completo podrás experimentar, sin compromiso, cómo es el día a día de nuestra vida y cuáles son los valores esenciales que definen nuestra identidad.  Es el año de Prenoviciado, y se realiza en el Convento de San Pablo y San Gregorio de Valladolid.
  1. Tiempo de consolidación de la llamada. En un ambiente de oración y discernimiento, conocerás qué nos mueve interiormente, cuál es nuestra Historia y el proyecto de Santo Domingo, cómo empezar a hacerse fraile dominico desde el corazón. Es el curso de Noviciado, y se realiza en el Convento de Santo Tomás de Aquino de Sevilla. Comienza con la toma de hábito y finaliza con la emisión de los votos religiosos temporales (por tres años, normalmente).
  1. Tiempo de profundización teológica y pastoral. El estudio y la vida diaria de fraile dominico, ayudan a ir interiorizando los pilares fundamentales de nuestro carisma. El estudio teológico, el compromiso pastoral, la formación en otras lenguas y disciplinas y la vida fraterna marcan el ritmo del Estudiantado, que se realiza en el Convento de Predicadores de Valencia. Esta etapa habitualmente termina con la profesión solemne, realizada “hasta la muerte”.
  1. Tiempo de incorporación a la vida de la Orden. En la comunidad a la que el fraile ha sido enviado se realizan los estudios superiores y se van adquiriendo mayores hábitos pastorales. En esta etapa se prepara el acceso al diaconado y al sacerdocio, y con ellos culmina. Es el Post-Estudiantado.
  1. Tiempo de formación permanente. La formación de un dominico no acaba nunca. Permanecemos abiertos a prepararnos continuamente para anunciar con más fuerza la Buena Noticia de Jesús.

La aventura de ser fraile dominico, después de casi 800 años, sigue siendo apasionante. Tiene fuerza para convocar a jóvenes en distintos lugares del mundo a comprometerse con el Evangelio y a anunciarlo con su vida entera. Si crees que el camino Santo Domingo puede ser tu lugar, aquel al que Dios te llama y en el que Él te sueña, estamos a tu disposición para ayudarte.

Puedes encontrarnos en ser.dominicos.org y si quieres saber más, puedes escribirnos a vocaciones@dominicos.org y serfraile@dominicos.org