Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Noticias

Llevar la teología más allá de las aulas presenciales

21 de Julio de 2020 formacion permanente salmanca 2019 1
La Escuela de Teología en Internet (ETI), perteneciente a la Facultad de San Esteban, empezará un nuevo curso académico el próximo mes de septiembre, y lo hará con una serie de nuevos proyectos que servirán para seguir desarrollando esta iniciativa que lleva más de una década dedicada a la enseñanza de la teología en internet. Hemos conversado con su nuevo director, Fr. Rodrigo Hidalgo O.P., quien nos cuenta de los desafíos que tienen por delante.
 
¿Cómo asumes la nueva responsabilidad?
 
  Lo primero agradeciendo a las personas que por años han estado al frente de este proyecto. La intuición de crear una escuela así, hace unos casi quince años, cuando no existía nada de esto, tiene mucho mérito; fue ver una nueva posibilidad de llevar el estudio de la teología más allá de las aulas físicas. Pero como todas las intuiciones, o las grandes ideas, se tienen que actualizar si quieren ser significativas en el tiempo, y éste será el gran desafío para los próximos tres años: poner al día toda la plataforma para ofrecer una moderna, versátil y actual enseñanza de la teología, a la altura de las otras ofertas educativas online que tienen actualmente muchos centros de educación superior. Por tanto, asumo este reto con ilusión.
 
¿Cuáles serán las fases del proceso?
 
  Como decía antes, será algo de años. Ahora mismo lo más urgente es organizar el nuevo curso, atender a los alumnos haciéndoles sentir que forman parte de una gran tradición teológica, dentro de una facultad con historia y prestigio como es San Esteban; los cambios serán, en esta primera fase, más bien en el modo y en la presencia de la ETI en los medios de comunicación y en las redes sociales, presentando también una nueva imagen de la misma; la ETI carece, ahora mismo de visibilidad, necesitamos darla a conocer más en España y sobretodo, en Hispanoamérica, que es donde más alumnos tenemos. En paralelo con la Oficina de Internet de dominicos iremos estudiando, diseñando e implementando la nueva plataforma que incorpore lo que son actualmente las grandes revoluciones de la comunicación: el mundo audiovisual, las redes sociales, los podcasts, las apps móviles y por supuesto, las clases, conferencias, seminarios, charlas y ¡ejercicios espirituales! en modo vídeo conferencias, online. Como ves la tarea es grande y no de un día, por eso que lo ideal será poder contar en un futuro con un equipo de comunicación y gestión con seglares de Familia Dominicana que quieran implicarse en este nuevo desafío. La ETI unifica en un mismo espacio dos grandes pilares de la Orden: el estudio de la teología y la predicación, enseñanza en el "continente digital" que te abre una ventana universal de comunicación.
fr rodrigo hidalgo etiFr. Rodrigo Hidalgo, O.P., director de la Escuela de Teología en Internet
 
Si tuvieras que destacar elementos diferenciadores de la ETI, ¿cuáles serían?
 
  Primero, como dije anteriormente, estudiar en una Escuela de Teología perteneciente a la Facultad de San Esteban, en Salamanca, es vincularse a una gran tradición teológica, reconocida a nivel mundial; también, la vida universitaria y cultural en la ciudad es muy intensa y enriquecedora. El profesorado, es variado, me atrevería a decir, joven, que traen una reflexión teológica actual, viva, en consonancia con los tiempos que nos tocan vivir. También quisiera destacar la relevancia del convento y sus instalaciones: sólo la biblioteca tiene casi doscientos mil volúmenes; un fondo bibliográfico impresionante; en teología y humanidades es una de las bibliotecas más grandes que se pueden encontrar hoy. Otro elemento a considerar es cómo el artístico y hermoso convento, con su iglesia y claustro, sumando a la huerta, en un clima de silencio, invitan a la reflexión. San Esteban es un lugar ideal para todos aquellos alumnos que quieran investigar, y hacer estudios de grados y post. grados; los laicos y consagrados que quieran formarse tienen aquí una gran posibilidad. Nos gustaría en el futuro, también, incorporar a laicos formados teológicamente y a más teólogas dominicas en el proyecto ETI.
 
¿Crees que la COVID ayudó a consolidar estas iniciativas?
 
  Sí, rotundamente. Como bien sabemos, internet ya funcionaba desde hace décadas y la clases online, también, pero la pandemia hizo que ahora todosvieran a las nuevas tecnologías de la comunicación como la gran herramienta para poder tener algún contacto con la realidad (nunca nos hubiésemos imaginado transmitir una Semana Santa en streaming, por ejemplo). Afortunadamente en San Esteban llevábamos años trabajando en esta línea: estábamos transmitiendo en streaming pro (más allá de un móvil) el ciclo de las prestigiosas conferencias: "Las Conversaciones de San Esteban", implementamos desde Pastoral Juvenil, #EnOración,  un novedoso encuentro de oración y reflexión online (abrimos un nuevo camino en esta ciudad, y más allá), por primera vez veíamos cómo se podía, a la misma hora, rezar, tanto los de estábamos aquí y los cientos de personas que se conectaban con nosotros desde otros países, tendimos puentes desde la fe. Semanalmente, asociado mis proyectos de nueva evangelización en las redes sociales, se sube un vídeo con la reflexión del evangelio dominical: Palabra Compartida (cuando empecé no había casi nadie que fuera por ese camino); todo lo anterior ha ido preparando el camino para poder transitar algo más rápido en las "autopistas" digitales y plantearnos un desarrollo de todo este mundo asociado a las nuevas tecnologías; la transformación digital, tiene que llegar a la iglesia y la Orden tal cual ha llegado a la sociedad civil. Los dominicos, Orden de Predicadores, de la palabra y la comunicación, debemos estar con solidez en este presente que llegó para quedarse y que nos desafía para involucrarnos en la nueva evangelización a la cual nos invita el papa Francisco, proyectándonos al futuro.