Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Noticias

Inauguración en Pamplona de la exposición “Bellezas Habitables”

15 de Diciembre de 2016 bellezas habitables

  Ayer por la tarde en el Palacio del Condestable se inauguró la muestra Bellezas habitables, una exposición artística con obras de Domingo Iturgáiz y Miguel Iribertegui, dos de los artistas plásticos católicos españoles más valorados y representativos del arte contemporáneo.

  El primer objetivo de la exposición es dar a conocer la obra de dos artistas dominicos navarros, Iribertegui e Iturgaiz, que son conocidos y reconocidos en el mundo entero, pero que eran unos desconocidos en su tierra, tal y como explicó fr. Jesús Galdeano, prior de los dominicos de Villava. Una iniciativa que se inscribe en el marco del Jubileo de la Orden de Predicadores, en la línea de una de las señas de identidad de la Orden de Predicadores como es el diálogo con la cultura y el arte, que se ha dado a lo largo de la historia en otros dominicos como fra Angélico, Maino, Couturier o Kim en Joong. Esta exposición es, en palabras de Galdeano, “una búsqueda de espacios, de diálogo, de encuentro, que nos permite abrirnos a la presencia cotidiana de la belleza, del bien, de la verdad que remiten a una presencia habitada de divinidad”.

  El arquitecto Joaquín Arellano, amigo de Domingo Iturgaiz y uno de los comisarios de la exposición, describió a Domingo como “un dominico que llevó a cabo su misión de predicar el Evangelio, no a través de las palabras, sino por medio de la belleza”. Ese fue, en opinión de Arellano, el mayor valor de Domingo: que ejerció su labor artística, como misión, que conjugó su vocación sacerdotal y religiosa con su vocación artística a la perfección. Trabajador incansable, su obra está presente en distintos lugares de España y América, con un amplio número de mosaicos y vidrieras que centraron la totalidad de su obra artística, y de las que se puede ver una selección en la muestra.

  Evocando palabras de Iribertegui que en una de sus poesías proclamaba que “no hay estrellas sin noche, no hay estremecimiento sin misterio”, Gonzalo Blanco, otro de los comisarios de la exposición, reconoció que las personas que contemplen esta exposición van a tener la oportunidad de llevarse “estremecimientos”, “emociones intensas que están en la base de las realizaciones más profundas del ser humano, el único ser capaz de estremecerse”.  Cada uno de los dos artistas es capaz de asombrarnos de maneras muy distintas, en palabras de Gonzalo: “Miguel es capaz de recoger los sentimientos, las sonrisas, las lágrimas, las emociones y los devuelve a la creación, los convierte en belleza; Iturgaiz elegía los materiales más humildes, los que no valen nada, los que son desechados como las piedras, cristales rotos, metales y los convierte en obra de arte”.

Una Orden de la palabra pero también del arte, porque con la belleza queremos contar lo que a veces no se puede transmitir con la palabra

  “Es una suerte conocer a los artistas - reconocía fr. Jesús Díaz Sariego, Prior Provincial de Hispania - y ver cómo viven cada proceso creativo, pero lo increíble de los artistas, su mayor grandeza está en lo que dejan cuando ellos desaparecen, porque con su obra provocan, evocan, contrastan, emocionan y después desaparecen, o al menos lo hacen aparentemente porque sigue el mensaje, en realidad siguen presentes y sus obras nos pertenecen a todos y no son solo suyas”. El Provincial consideró un acierto el nombre de la exposición Bellezas habitables porque efectivamente invita a habitar en la belleza, porque desborda toda palabra, desborda lo racional y nos ayudan a trascender y a conocernos a nosotros mismos. Ese es el éxito de estos dos artistas: que unieron lo antropológico, lo cultural, lo que forma parte de la persona humana y lo teológico, lo teologal, lo espiritual que va más allá, y fueron capaces de lograrlo porque ambos fueron hombres de profunda oración. Terminó su intervención inaugurando la exposición enmarcada, como volvió a recordar fr. Jesús, “en el Jubileo de la Orden de Predicadores, una Orden de la palabra pero también del arte, porque con la belleza queremos contar lo que a veces no se puede transmitir con la palabra”.

  La exposición podrá visitarse en el palacio del Condestable (Pamplona) hasta el 18 de enero en horario de 11:00 h a 14:00 h y de 18:00 h a 21:00 h. Además están programadas diversas actividades como un taller de técnicas de mosaico, recitales de poesía, mesas redondas y conciertos.

Para más información: bellezashabitables.org

 Inauguración en Pamplona de la exposición “Bellezas Habitables”