Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Noticias

El mejor reconocimiento: saber que merece la pena

3 de Noviembre de 2020 micro rado seybo portada

  El pasado 17 de octubre, Radio Seybo ganaba el Premio del Público en la 8ª Muestra de Cine y Video en Defensa de la Vida y el Territorio.

  La redacción de la emisora de los dominicos situada en República Dominicana explica lo que significa este galardón para los trabajadores y colaboradores de la radio y, sobre todo, para las personas que sufren las injusticias que el documental denuncia.

Testigos de las injusticias

  Cuando en agosto nos planteábamos participar en esta muestra, organizada por la Red Tz’ikin de Realizadores-as Independientes de Guatemala, nos empujaba sobre todo el deseo de dar a conocer las injusticias de las que somos testigos, tantas veces, el equipo de personas que integramos la emisora. En la muestra participaron 40 obras de 12 países de toda América Latina y El Caribe y sabíamos que habría muchas historias de lucha que contar, como así fue.

  La temática propuesta por la organización de la muestra: “La comunidad ante la pandemia”, nos fue delimitando la decisión sobre cuál de las luchas en las que, de una manera u otra, nos hemos visto involucrados queríamos contar. Pero fue sobre todo la memoria reciente de los los desalojos cometidos por Central Romana hacía poco más de un mes, lo que nos decidió a narrar precisamente esos acontecimientos y los que había pasado después de ese 9 de julio. Así comenzó la preparación de “Un techo propio”.

  Teníamos mucho que contar. Queríamos hablar de los desalojos, claro está, de la brutalidad e impunidad de Central Romana, que ejerce su fuerza sin miramientos porque se sabe intocable en esta región del planeta. Pero también queríamos contar la resistencia de las familias, que estaban volviendo a construir en el mismo lugar de donde habían sido desalojados unas semanas antes, queríamos hablar de su decisión de asumir el riesgo a ser nuevamente expulsados, porque la situación en que les ha colocado esta pandemia no les da opción de tener miedo a un nuevo desalojo. Pero sobre todo, queríamos mostrar esa fe en que algún día tendrán un techo propio al que llamar hogar y la certeza de que, sólo permaneciendo unidos, trabajando y cuidándose mútuamente, van a conseguirlo.  Y todo esto, teníamos que contarlo en los 5 minutos que debía durar la obra; todo un reto.

Una pequeña muestra de realidad

  Otro reto fue elegir a los y las protagonistas. Contábamos con muchos minutos grabados de sus testimonios, minutos llenos de decepción y esperanza, de indignación y confianza, de fuerza y súplica; minutos llenos de vida y comunidad, de vida a pesar de la pandemia y a pesar de Central Romana. Porque al final, lo que narramos no fue más que eso: vida. Quizás sólo un pequeño pedazo de las vidas con las que nos cruzamos acá, quizás sólo una pequeña muestra de realidad, pero de una realidad que nos toca y nos motiva a seguir trabajando.

  Recibir el premio del público fue emocionante sin duda, los días previos andábamos mirando las votaciones a cada rato, contando cada voto que nos acercaba a ese reconocimiento y contando cada persona que había visto nuestro corto, porque eso significaba una persona más a la que habíamos acercado una realidad que no suele ocupar portadas de periódicos ni minutos en televisión.

  3.823, ese fue el número de votos que conseguimos y que nos permitió ganar el Premio del Público; aunque el video se reprodujo más de 14.700 veces. Esto lo hemos celebrado incluso más; 14.700 son muchas personas, personas que ahora conocen la lucha de estas familias y nuestra propia lucha por seguir a su lado. 

  Además de este premio del público que tanto nos emocionó, el jurado quiso conceder a “Un techo propio” una mención honorífica por “la fuerza que refleja el registro in situ de un abuso de la policía ante una demanda básica de la población como es el derecho a una vivienda digna”. Jannette Paillan (Chile), integrante del jurado explicaba la motivación de esta mención: “valoramos el estar justo en el momento, atreverse a sacar su teléfono o su cámara, para registrar un hecho de violencia, que habitualmente o muchas veces nos toca vivir cuando se generan estos desalojos; que hay cero consideración por niños, por mujeres, por los pocos enseres que puedan existir. Creemos que ese es el rol de los documentalistas y los realizadores, sobre todo comunitarios”

  Como radio, queremos estar presentes en las noticias que nos llegan, poder contar de primera mano los acontecimientos que preocupan a quienes nos escuchan; pero además, como radio comunitaria que somos, es precisamente en estos acontecimientos que atentan contra los derechos y dignidad de las personas de nuestra comunidad, donde queremos estar. Para registrar esa realidad y contarla, pero también para acompañar a las personas protagonistas de esa noticia, para decirles que estamos ahí, a su lado, que donde su voz no llegue haremos lo posible por hacerla llegar. Recibir este reconocimiento al trabajo de las personas que hacemos esta radio fue, sin duda, ese empujoncito que de vez en cuando necesitamos para confirmar lo que ya sabemos: que merece la pena lo que nos ocupa.

  Por último, a quienes escucha, apoyan y creen en nuestro trabajo: celebren con nosotros y nosotras este premio, porque también es suyo.

Redacción de Radio Seybo