Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Noticias

Fallece fray Manuel Gómez Cacho

28 de Junio de 2017 manolo gomez cacho

Fray Manuel María Gómez Cacho, O.P. (22/02/1924 – 26/06/2017)

  Fray Manuel Mª había nacido el 22 de febrero de 1924 en Ágreda (Soria), hijo menor del matrimonio de Vicente y Catalina. En su niñez y adolescencia tuvo gran influjo la figura de su tío sacerdote. Con él estuvo en Alfaro, donde conoció la Orden de Predicadores a través del monasterio de monjas dominicas. Al despuntar su vocación, su tío quiso llevarlo al Seminario de Comillas, pero fr. Manuel tuvo muy claro que quería predicar y vivir en comunidad como dominico. Entró en la Provincia de Aragón por la estrecha relación de las monjas de Alfaro con frailes de aquella Provincia dominicana. Hizo la profesión en la Orden en 1941 y fue ordenado sacerdote en el año 1948. Su dilatada vida de fraile predicador estuvo muy unida a Valencia (Real Convento de Predicadores y Convento del Pouet), salvo 6 años que vivió en Montevideo (Uruguay).

  De simpatía arrolladora y una gran espontaneidad, fray Manuel ha sido un fraile muy querido por su capacidad de acogida y escucha. Además, destacaba por su predicación elegante, cercana y siempre positiva. Adelantado a su tiempo, siempre vio la importancia de los laicos en la Iglesia y trató de hacer de ellos no solo colaboradores de su ministerio apostólico, sino responsables de ese mismo ministerio. Merece destacarse su trabajo infatigable con los Equipos de Nuestra Señora y el cursillo prematrimonial; su entrega a TABITA, asociación de Viudas y, sobre todo, el cariño y la dedicación a IPAC (Interioridad, Paz y Contemplación), movimiento de espíritu dominicano al servicio de la liberación y la paz a través de la oración contemplativa.

  Durante los últimos 30 años de su vida estuvo en comunidades de formación (el Pouet y Predicadores) destacando por su sintonía con los frailes estudiantes y su amor por la Orden. Tal y como quería al hacerse dominico, hasta el final de su vida estuvo atento a la vida común y predicó, dejando un testimonio hermoso y vivo de dominico.

  La madrugada del 26 de junio moría en su convento de Predicadores de Valencia, rodeado del cariño de los frailes y de toda la gente que le quería.