Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Noticias

El cardenal Ricardo Blázquez espera ver beatificado al dominico José Luis Gago

27 de Febrero de 2020 presentacion libro gago cope

  [COPE, José Melero Campos] En el salón de actos del que dispone el Grupo COPE no cabía ni un alfiler. Ni familiares, ni amigos, ni compañeros del Padre José Luis Gago querían perderse la presentación de su biografía 'La voz que aún resuena', en la que según uno de los autores de la obra, Salustiano Mateos Gómara, se ofrecen “pinceladas de su faceta religiosa-sacerdotal, biografía y de su labor en COPE. Alguien podría hacer una biografía científica más profunda y con más fuentes en el futuro”.

  Y es que efectivamente, el padre de la orden dominica fue uno de los impulsores de esta casa junto a Don Bernardo Herráez. Sin ellos no se explica la COPE actual. El Padre Gago, desde la dirección general de la emisora entre 1981 y 1983, no desaprovechó el tiempo, ya que logró seducir y atraer a las principales estrellas de la radio del momento, como a Luis del Olmo y Encarna Sánchez.

  Pero no es su faceta laboral lo que más se ha destacado en la presentación de esta obra editada por EDIBESA y escrita por los dominicos José Antonio Solórzano Pérez, que no ha podido asistir al acto, y al ya mencionado Salustiano Mateos Gómara.

"Un apóstol de las ondas"

  Quien ha tomado primero la palabra ha sido el presidente de la 'Asociación Padre Gago', Rafael Ortega, quien en noviembre de 2019 emprendió una serie de acciones que podrían terminar con un posible proceso de beatificación del sacerdote y periodista. Con ello, pretenden promover la memoria del Padre Gago, referente como predicador y como comunicador, y también aumentar la ‘devoción’ que siempre ha habido en muchos ambientes hacia su persona.

  Ortega ha remarcado la importancia del dominico: “Nos enseñó a hacer radio y una manera de ser, de caminar por la vida, con delicadeza, sensibilidad pero con una firme convicción de sus principios. Es un apóstol de las ondas. Fue un amigo, un padre que siempre nos acogía ante un problema personal”, afirma.

"Sus escritos escondían una gran bondad"

  Uno de los autores, Salustiano Mateos, ha recordado que fue el sobrino del Padre Gago quien dio el paso para la elaboración de una biografía sobre su figura. Fue en un bar de Valladolid. Ya en Madrid, Salustiano y José Antonio Solórzano contactaron con la periodista de COPE, Elsa González y Santiago Chivite quienes aportaron la vida del sacerdote en la emisora: “Cuando marcamos la hoja de ruta, José Antonio y yo nos distribuimos la tarea. A comienzos de febrero el libro ya estaba casi terminado”.

  Para Salustiano, el Padre Gago fue un hombre de gran bondad: “Sus escritos son profundos escuetos en la que hemos descubierto la gran persona que se escondía detrás de esas reflexiones. Un dominico de los pies a la cabeza que vadeó los temporales que le tocó vivir en momentos complicados”, afirma.

salus mateos copeFr. Salus Mateos, uno de los autores del libro

Ricardo Blázquez expresa su deseo por que el Padre Gago sea beatificado

  Por su parte el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Ricardo Blázquez, fue el encargado del prólogo de 'La voz que aún resuena'. Durante su intervención, ha instado a los asistentes a cultivar la memoria para ayudarnos a caminar mejor en el futuro: “En el caso del Padre Gago, la memoria tiene ciertamente incorporada una gratitud profunda”.

  Monseñor Blázquez ha relatado lo que más impresionó del sacerdote dominico y gestor de COPE especialmente en sus últimos años de vida: “Me impresionó su bonhomía, porque era buena persona. No era vulgar, sino distinguido. Tenía una forma de estar y de comportarse ejemplar. Por otro lado, me llamó la atención el sufrimiento que padecia. Sufrió mucho en su enfermedad. El contacto con el Padre Gago me ayudó mucho, yo creo que sería bueno recogerla siempre”.

  El presidente de la CEE ha recordado el origen palentino del Padre Gago, ciudad de la que Monseñor Blázquez fue Obispo entre 1992 y 1995: “Los palentinos me decían que tres años era poco tiempo para el ejercicio del ministerio episcopal en una diócesis, pero fue el tiempo suficiente como para quedar impactado por la hondura de sus vecinos. Así era también el Padre Gago, humano y cristiano”, sostiene.

  “Una persona en la que se podía confiar, de bien, inteligente y bueno”, ha insistido el cardenal, quien ha destacado también la faceta comunicativa del homenajeado: “Era un maestro de la comunicación, porque el saber decir las cosas importantes de manera atractiva me parece un arte. Ahora, el Padre Gago estaría orgulloso de los locutores de la COPE”.

  Para concluir, el presidente de la CEE ha manifestado su deseo de poder asistir a una futura beatificación del Padre Gago en el convento San Pablo de Valladolid, donde residió en los últimos años de su vida.