Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Convento de la Anunciación (Girona)

Convento de la Anunciación (Girona)

Datos de contacto

Dirección:
Albereda, 9
17004 Girona
Teléfono: 972 20 02 54;
Fax: 972 22 73 07

Presentación

El actual convento de la Anunciación de la Bienaventurada Virgen María de Girona es restauración del convento medieval de igual nombre fundado en 1254. Este fue escenario de una intensa vida dominicana desde sus inicios hasta la exclaustración de las órdenes religiosas del año 1835.

Se conserva el edificio de dicho convento, conocido hoy por "Sant Domenec", ubicado en el Noreste de la ciudad, con su claustro, sala capitular e iglesia conventual de hermoso y austero "estilo gótico mendicante".

A partir de la exclaustración el convento medieval ha servido de cuartel militar, Gobierno Militar. En la actualidad la iglesia ha sido convertida en Paraninfo de la Universidad de Girona, y el antiguo convento es la sede de la Facultad de Letras de dicha Universidad.

En este recinto conventual vivieron y se formaron figuras señeras de la Orden Dominicana, predicadores y profesores de la entonces universidad de Girona. Hemos destacar entre otros, tres beatos dominicos: Dalmau Moner, venerado popularmente como sant Dalmau, Dalmau de Ciurana y Francisco Coll, fundador de la Congregación de las Dominicas de la Anunciata.

Convent y temple del Sagrat Cor

El actual convento fue restaurado en el año 1951. Siendo Provincial el P. Justo Fernández, el obispo de la diócesis de Girona ofreció a los dominicos el templo expiatorio Diocesano del Sagrat Cor y la vivienda adjunta como una forma de restaurar la presencia de la Orden Dominicana en Girona, presencia que había sido interrumpida a raíz de la exclaustración del año 1835.

Habían pasado 116 años de ausencia oficial de los dominicos en Girona. Los cuatro primeros religiosos que tomaron posesión del convento y la iglesia fueron: los Padres Jesús Pla, Joan Parcerisa, Dionisio Irízar, y el Hermano Luís Calvo. Al ser erigida canónicamente la comunidad el año 1952, se incorporó como superior de la misma el P. Claudio Solano.

Al llegar se impuso la ineludible tarea de mejorar mínimamente las condiciones materiales de la vivienda, dejada hacía varios meses por los Padres Jesuítas. Los Padres tuvieron desde el primer momento la valiosa ayuda de las Hermanas Dominicas de la Anunciata del Colegio de la calle Norte y los Colegios de Salt y Pont Mayor. También hay que constatar el apoyo incondicional recibido por las Dominicas de clausura del Monasterio de Santa Catalina de Siena, actualmente asentadas en la Creu de Palau.

De los Padres Jesuitas, además de la hermosa iglesia neogótica de principios de siglo, temple expiatorio del Sagrat Cor y de la vivienda contigua, heredamos las instituciones del Apostolat de l´Oració y la Adoració Nocturna, y las entonces florecientes Congregaciones Marianas. Además, especialmente heredamos la asistencia de un numeroso grupo de fieles cristianos de la ciudad y alrededores a los actos de culto, especialmente de la Eucaristía y el sacramento de la Penitencia, en el Templo del Sagrat Cor.

Durante estos cincuenta años de vida dominicana "restaurada" en Girona, aunque la comunidad dominicana ha realizado muy diversas actividades apostólicas, la atención a la pastoral del templo del Sagrat Cor ha sido siempre, de acuerdo con la intención principal del obispo Cartáñá que nos abrió las puertas de la dicesis, su tarea esencial e irrenunciable.

Desde el principio de la restauración de nuestra comunidad el número de religiosos ha oscilado entre siete y nueve. Ciertamente en la última etapa el trascurso de los años está repercutiendo en la comunidad. No obstante, siguiendo la indicación del anterior Maestro General, Timothy Radcliffe en su visita a esta comunidad de Girona, teniendo en cuenta nuestras limitaciones, intentamos entregarnos a la misión evangelizadora y amar al pueblo, al pueblo concreto, en nuestro caso Girona, con su cultura y su lengua; y a la iglesia de Girona de la que formamos parte. Nuestro Maestro nos subrayó que la evangelización ha de estar por encima de cuestiones que sean puramente políticas; aunque siempre hemos de ser sensibles a la cultura propia del lugar en el que vivimos, para nosotros ahora Girona.

“Evangelización-Ministerio”

Dada nuestra situación actual, los religiosos de la comunidad tenemos siempre presente las expectativas tanto del obispo José Cartañá en 1951, como las de Jaume Camprodón y del actual Mons. Carles Soler. El templo del Sagrat Cor siempre ha sido un centro de intenso culto cristiano. Se ha distinguido por las facilidades ofrecidas a los fieles de la ciudad y de los alrededores para la asistencia a las celebraciones litúrgicas y para la recepción del sacramento de la Penitencia.

Situado en el mismo corazón de la antigua ciudad, ha atraído siempre a numerosos fieles a las celebraciones litúrgicas tanto de los días ordinarios como los domingos y festivos. El culto del templo del Sagrat Cor ha exigido y sigue exigiendo a los religiosos de la comunidad muchas horas de dedicación y atención a todo el que se acerca a sus puertas abiertas muchas horas cada día.

Pensamos que el templo del Sagrat Cor es un campo espléndido para la tarea dominicana de la "evangelización". Somos conscientes de que es difícil hoy día encontrar en otros colectivos tan numerosos de personas dispuestas a escuchar el mensaje del Evangelio. El objetivo de la evangelización requiere ciertamente el cumplimiento constante y fiel de la administración de sacramentos y de la digna realización de las celebraciones litúrgicas.